OIC Penta rehabilita el Edificio Nuevo del Ayuntamiento de Barcelona

OIC Penta rehabilita el Edificio Nuevo del Ayuntamiento de Barcelona

OIC Penta rehabilita el Edificio Nuevo del Ayuntamiento de Barcelona

OIC Penta ha rehabilitado las fachadas del Edificio Nuevo del Ayuntamiento de Barcelona, ubicado enfrente del Palau de la Generalitat de Catalunya. Tras la intervención, diseñada por el equipo de arquitectura Taller ILLA Arquitectos, el edificio ha recuperado tras los detalles que deterioraban la apariencia de este edificio de estilo clásico.

Antes de iniciar el proyecto, el Ayuntamiento de Barcelona solicitó la elaboración de un informe de diagnóstico previo para conocer el estado del edificio. Esta evaluación detectó las patologías que afectaban a las tres fachadas del edificio.

Los trabajos de diagnóstico previos realizados por las empresas Servialt y Gabinet del Color fueron esenciales para conocer el estado del interior y el exterior del edificio y, además de los desperfectos, detectaron la composición, texturas y colores originarios del edificio. Estas tareas fueron determinantes y dieron un orden de prioridades antes de iniciar el trabajo de rehabilitación.

Un exhaustivo proceso

El proyecto se ejecutó en tres fases, que se prolongaron durante 10 meses. En este tiempo, se rehabilitaron las tres fachadas del Edificio Nuevo en las calles Ciutat, Templers y Font de Sant Miquel. Los trabajos implicaron el saneamiento y reemplazo de la carpintería, la revisión de las rejas metálicas del edificio y la limpieza y sustitución de los elementos de piedra dañados.

El proyecto de rehabilitación del Edificio Nuevo, ejecutado por OIC Penta y supervisado por la jefa de obra Nuria de Mesas, ha sido esencial para eliminar los revestimientos superpuestos a lo largo del tiempo, recuperar los elementos arquitectónicos deteriorados y devolver la imagen originaria del Edificio Nuevo.

Edificio de interés histórico

Junto con el edificio original y el Novíssim, el Edificio Nuevo es uno de los tres inmuebles que componen el Ayuntamiento de Barcelona. Esto responde a que la casa de la ciudad ha ido sufriendo ampliaciones y modificaciones desde su origen en 1396 para adecuarse a las necesidades de cada una de las épocas y también al estilo del momento. Los diversos periodos en los que se construyó la casa de la ciudad hacen que no solo se inscriba dentro del estilo gótico sino también en el renacentista y neoclásico, algunos de los estilos predominantes de la época.

En concreto, el Edificio Nuevo se construyó en 1928 con la voluntad de dar mayor espacio al Consistorio y es obra del arquitecto catalán Antoni Falguera i Sivilla, quien lo diseñó siguiendo el estilo clásico del edificio principal.

 

Imágenes: Kris Moya Studio

Write a Reply or Comment